FAQs

faqs

¿Por qué no puedo tirar una inofensiva toallita por el WC?

A pesar de que en muchos envases de toallitas indiquen que se pueden depositar en el inodoro, la realidad es que este producto no se disuelve con la suficiente rapidez y llega a las depuradoras y estaciones de bombeo prácticamente íntegra, por lo que causa tremendos atascos y graves averías en los sistemas de saneamiento.

Y si la tiro sin que nadie me vea ¿qué pasa?

Pues pasa que estarás contribuyendo a las 2.400 toneladas de toallitas higiénicas que se vierten todos los años por el inodoro en Euskadi y saturan los sistemas de saneamiento de aguas residuales, las depuradoras y las estaciones de bombeo. Las averías y atascos que se producen en la red de saneamiento generan unas inversiones adicionales, en reparaciones, en incorporación de nuevas soluciones técnicas, etc., de 1 millón de euros al año.

¿Pero el váter no se lo traga todo?

No, el váter no es un contenedor. El inodoro es el depósito de excrementos biológicos y papel higiénico. Nada más. Los sistemas de saneamiento y tratamiento de aguas residuales están diseñados para procesar estos dos tipos de deshechos. El resto de elementos deben procesarse por otros canales con el objetivo de evitar atascos y averías. Pero además hay determinados residuos domésticos y urbanos, los denominados contaminantes emergentes, cuyos efectos para la salud y el medio ambiente no han sido descritos, por lo que resulta clave incidir en la prevención y evitar su eliminación por el váter.

¿Pero las toallitas llegan al mar?

Los sistemas de saneamiento y las depuradoras son el filtro que evita que aguas contaminadas lleguen el mar. Esa es su principal función y la cumplen. Pero en la actualidad disponemos de sistemas de medición avanzados que permiten la detección de concentraciones a niveles que alcanzan el nanogramo/litro. Las plantas de tratamiento de aguas residuales convencionales no se han diseñado para la eliminación de este tipo de microcontaminantes, por lo que su eliminación en algunos casos no es completa. Aunque la toallita no llegue al mar es difícil predecir el impacto de los contaminantes contenidos en los productos higiénicos que tiramos por el váter.

¿En qué consiste la campaña No alimentes al monstruo?

Esta campaña busca alertar de las consecuencias técnicas y económicas derivadas del mal hábito de verter cualquier tipo de residuo doméstico por el inodoro, pero especialmente las toallitas higiénicas.

El objetivo es promover una mayor concienciación social que derive en prácticas y usos más responsables. El inodoro no lo absorbe todo y los ciudadanos tenemos en nuestras manos buena una parte importante de la solución si empezamos a depositar las toallitas higiénicas en los recipientes destinados a almacenar la basura.

La campaña se desarrollará durante todo 2016 y tiene como principal gancho una representación gráfica atrevida, impactante y un poco irreverente que describe a un monstruo figurado que se alimenta de los deshechos depositados por el wáter.

Esta campaña tendrá un coste de alrededor de 50.000 euros y está promovida por la Agencia Vasca del Agua (URA), el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Aguas Municipales de Vitoria (AMVISA), Aguas del Añarbe, Consorcio de Aguas de la Rioja Alavesa, Consorcio de Aguas de Busturialdea, Kantauriko Urkidetza y Servicios de Txingudi. La iniciativa está coordinada por el Clúster de Medio Ambiente de Euskadi, Aclima.